detox

Detox Navidad

Después de las fiestas navideñas podemos sentir que nos han sobrepasado los excesos de comida, alcohol, ansiedad, vida social, etc.

Cuando acaban las fiestas es buen momento para plantearnos volver a la rutina incluso proponernos nuevos hábitos saludables. 

La acumulación de toxinas por desechos metabólicos junto con el estrés orgánico puede hacer que nuestro sistema inmune se vea debilitado y seamos mas propensos a enfermar. De igual modo, nuestros órganos encargados de eliminar estas sustancias pueden verse algo saturados y causarnos problemas de piel, dolores articulares, cansancio, rinitis…por este motivo es importante adquirir nuevos hábitos que permitan a estos sistemas recuperar la normalidad de su funcionamiento y no está de mas darles una ayuda extra cada cierto tiempo.

Los órganos encargados de este proceso son los riñones, la piel, los pulmones, el intestino y el hígado. Cada uno cumple sus funciones especificas y es importante ver cuál de todos es el mas saturado, aunque cabe destacar que el hígado suele ser el mas afectado debido a que cumple numerosas funciones y es el encargado de limpiar la sangre, la cual se dedica a llevar todos los nutrientes a las células.

PASOS PARA LA DEPURACIÓN

La alimentación: un básico que debemos cuidar, mas que una dieta hipotóxica, deberíamos considerar crear hábitos alimenticios que nos aseguren un aporte de nutrientes y fibra adecuado, para ello debemos asegurarnos la ingesta diaria de verduras y fruta, proteínas completas y cereales integrales. Haremos hincapié en el concepto de “real food” es decir, volver al cocinado con productos básicos y desechar los ultra-procesados ya que estos suelen estar carentes de nutrientes y contener muchos aditivos.

Otro punto a tener en cuenta son los antioxidantes ya que son un aporte esencial para combatir los radicales libres que nos producen la acumulación de toxinas y estrés. Los alimentos ricos en esta sustancia son muchos pero los frutos de bosque se llevan la manga, igualmente procura que tu plato de verduras tenga muchos colores diferentes, de esta manera nos aseguraremos un aporte nutricional completo.

La hidratación: es importante un aporte de agua adecuado para permitir a las células hacer bien su trabajo así como a los riñones. Si nos mantenemos hidratados este órgano emuntorio trabajará con más facilidad y reduciremos los riesgos de formación de cálculos renales.

Ejercicio físico: la actividad física moderada tiene múltiples beneficios entre los que se encuentran mejorar la circulación por lo que nos aseguramos que el aporte de nutrientes llegue bien a todas las partes de organismo. Mejora el descanso nocturno, la fatiga crónica, el metabolismo de glucosa, etc.

El descanso: por la noche es el momento en el que el organismo se resetea y se ponen en marcha todos los mecanismos de desintoxicación, pero para ello se necesita dormir bien y el tiempo adecuado. Algunos consejos para llegar a ello son evitar los estimulantes digitales, cenar pronto para que a la hora de meternos en la cama el proceso de digestión haya finalizado y realizar ejercicio físico durante el día. También podemos ayudar al organismo con el aporte de plantas relajantes, magnesio o melatonina.

Evitar los tóxicos como el tabaco y alcohol así como realizar técnicas de relajación para paliar el estrés son coadyuvantes esenciales para completar este proceso.

AYUDAS EXTERNAS MEDIANTE LA SUPLEMENTACIÓN

cardo mariano: las semillas de esta planta ayudan a regenerar las células hepáticas, es una excelente opción para recuperar el buen funcionamiento de este órgano. Se pueden tomar en extracto o en decocción.

Ortiga verde: las hojas de esta planta son grandes depurativas, comerlas directamente nos aporta nutrientes esenciales y clorofila. En extracto nos ayuda a eliminar toxinas a través de los riñones.

Colina: la función hepática de este nutriente esencial ayuda en el metabolismo de las grasas evitando su acumulación y previniendo la esteatosis hepática.

Boldo: actuá como hepatoprotector, antioxidante, estimula la secreción biliar y es diurético. Se puede tomar es comprimidos de extracto seco de sus hojas, en gotas o en infusión.

Molibdeno: este mineral es importante para en buen funcionamiento en las fases de metilación hepática. El trigo sarraceno y las crucíferas son fuentes ricas en este nutriente.

Abedul: las partes aéreas de este árbol son diuréticas y ayudan a la función renal para la eliminación de desechos orgánicos como el ácido úrico.

Rábano negro: hepatoprotector, contiene antioxidantes y estimula la secreción biliar.

Andrea Montesinos. Naturópata

Compartir en
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.