Hongos medicinales y cómo potenciar tu salud con la micoterapia

La micoterapia es el uso de los hongos con fines medicinales. Este tipo de terapia se lleva usando en culturas milenarias como la china desde hace cientos de años, pero en occidente son cada vez más los estudios científicos que avalan el uso del mundo fungi con esta finalidad.

Las principales propiedades comunes que se conocen son:

Inmunomoduladoras: gracias a los beta-glucanos, los hongos son capaces de regular la respuesta inmune del organismo reduciendo significativamente la inflamación, los síntomas de alergia causa de una hiperreacción inmune, o a incrementar su actividad en casos de deficiencia. Es decir, se ajusta a las necesidades de respuesta dependiendo de su hiper o hipo reacción

Antioxidantes: los principios activos encargados de esta función son los terpenos y polifenoles. Estas sustancias ayudan a paliar los efectos de los radicales libres causantes de los daños del estrés oxidativo.

Adaptógenas: los hongos como el cordyceps o el reishi ayudan a regular el estrés en organismo a nivel suprarrenal adaptándose a las situaciones desencadenantes

Salud cardiovascular: algunos hongos ayudan a regular la presión arterial y los niveles de colesterol en sangre.

 

PRINCIPALES HONGOS MEDICINALES Y SUS USOS TERAPÉUTICOS ESPECÍFICOS

Reishi: Este hongo es un gran regulador hormonal para casos de síndrome premenstrual, menopausia, amenorreas o en los que el eje hipófisis-sistema reproductor está desajustado. A nivel del sistema nervioso tiene efectos sedantes ya que funciona como un adaptógeno regulando los niveles de cortisol en sangre, por lo que esta indicado en casos de ansiedad e insomnio. también es capaz de regular la tensión arterial elevada y tiene efecto arritmógeno.

Cordyceps: es un gran energizante aportando vitalidad al cuerpo y la mente. Tiene efectos antidepresivos ya que modula la liberación de hormonas en las glándulas suprarrenales e inhibe la enzima catalizadora de la serotonina y dopamina. Aumenta el rendimiento deportivo y posterior su recuperación gracias a sus efectos sobre la tonificador muscular y cardiovascular.

Champiñón del sol: tiene la capacidad de prevenir enfermedades neoplásicas y las relacionadas con el síndrome metabólico. A nivel intestinal actúa como captador de toxinas, patógenos y metales pesados. Se recomienda en casos de alergias por su efecto inmunodulador, candidiasis y enfermedades recidivantes.

Melena de león: este hongo es el gran elegido para las afecciones gastrointestinales por su capacidad regeneradora de las mucosas, por lo que es muy útil en caso de reflujo, acidez, ulceras, colitis, y cualquier dolencia que implique inflamación intestinal. En el campo del sistema nervioso actuá como sintetizador de mielina y en la reconstrucción de las fibras nerviosas. También es eficaz en casos de perdida de memoria, insomnio o ansiedad.

Chaga: es un gran antiviral del virus influenza, antioxidante y antiinflamatorio. Ayuda en los procesos ontológicos sobretodo en neoplasias mamarias y genito-urinarias.

         Existen el mercado diferentes sinergias entre ellos para potenciar sus efectos y adaptarlos a los nuevos estudios científicos que van saliendo. Aunque su uso es bastante seguro, si que pueden tener efectos adversos a tener en cuenta por lo que es esencial no autosuplementarse y adquirir las recomendaciones de un o una profesional.

 

Andrea Montesinos. Naturópata

Compartir en
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.